Cuales son los vinos con los qué se debe acompañar a cada comida

Todo en este planeta debe tener un equilibrio, y lo mismo pasa entre el vino y la

comida. No tiene que ver con una selección a la suerte, sino de que seas un

verdadero conocedor de cómo solicitar el vino correcto, acorde al tipo de

comestibles que vayas a consumir.

Esto no solo te va a hacer gozar totalmente tus comidas, sino que también te

hará enlazar un gran amor a las combinaciones de comidas, ademas de que

enamorarías a primera cita a una chica con estos consejos:

cuales son los mejores vinos

Primero lo primero: al arte de unir un platillo con algún alimento, con el

propósito de impulsar los sabores, se le llama maridaje. Una mala selección del

vino te podría llevar a opacar el gusto de la comida, o inclusive, puede crear un

gusto desagradable al instante de mezclarlos.

Previamente se elegía un vino y basado en esa selección se desarrollaba el

menú, pero en esta jornada es al revés: se muestra un menú, se eligen los

platillos, y basado en eso se escoge qué vino va a servir para acompañar los

comestibles.

1. Carnes rojas

elejir vino paracomer con carne

De entrada, tenemos la posibilidad de decir que las carnes rojas van mejor

acompañadas con un vino tinto de buen carácter, que con vinos blancos de

gusto especial. El Malbec o el Cabernet Sauvignon se mezclan realmente bien

con carnes rojas o blancas especiadas, que fueron cocinadas a las brasas o son

muy sazonadas. El Bonarda además trabaja para esta clase de comestibles.

Vinos como Garnacha, Cariñena, Juan Ibáñez o Monastell, además se ajustan

bien, gracias a su poder. Otras variedades, como Syrah o Zinfandel, tienen la

posibilidad de trabajar, por su gusto festivo. Los vinos curtidos y maduros como

los riojas y riberas de crianza a enorme reserva son además una aceptable

alternativa.

Cuanto más complejo sea el tipo de carne y la forma de elaboración, más grande

cuerpo debe tener el vino que elijas. Entre otras cosas, si hablamos de un óptimo

filete a la parrilla, vas a tener que seleccionar un Cabernet Sauvignon; pero si

hablamos de un corte más magro, como el filete mignon, le irá bien el Merlot o

el Pinot Noir.

Si tienes un filete a la plancha, poco sazonado, inclusive puedes utilizar un vino

blanco, como un Chardonnay o un Riesling.

2. Pescados y mariscos

vinos y mariscos

Se tienen la posibilidad de acompañar con algunos tintos de gusto picante. Entre

otras cosas, el Pinot Noir es perfecto para acompañar pescados muy

condimentados, asi sea asados o cocidos. Pero lo mejor, dada la textura y

elegancia de los pescados, es que se acompañe de un vino blanco.

La regla es: mientras más especial sea el pescado, más especial debe ser el vino.

En esta situación, si vas a ser útil un atún, que tiene un gusto más fuerte, puedes

realzarlo con un vino tinto. El salmón y la trucha admiten un maridaje tanto con

tintos medios, como el Rioja joven o un Ribera, como blancos.

Para un pescado blanco a la plancha puedes utilizar los blancos secos ácidos

como el Ribeiro, Verdejo o el Txakolí, pero además los de tonos más dulces como

el Albariño. Si el pescado se cocinó al horno y transporta condimentos y

guarnición, el gusto va a ser más concentrado y es preferible utilizar vinos

blancos mediterráneos secos y con cuerpo, inclusive pasados por barrica.

En la situacion de los mariscos, gracias a su textura cremosa, de esta forma

como el habitual de las salsas con las que se les sigue, la alternativa es el

Chardonnay, aunque les van bien los blancos generalmente. Para el sushi o el

ceviche, que tienen un gusto profundo, lo aconsejable es utilizar un Sauvignon

Blanc o el Chardonnay. Si vas a comer ostras, tienes que acompañarlas con un

champán seco.

3. Aves

carne de ave con que vino puedo convinarla

En realidad se crearon por norma unas reglas en las que estipula comer vino

tinta para situaciones con carnes rojas y vino blanco para situaciones donde

haya carne blanca, como las aves. Pero no es tan simple, porque como en la

situacion de los pescados, hay que determinar el tipo de carne del ave y los

elementos con los que fue elaborado; no es semejante un pollo asado que un

pollo cocinado con alguna salsa. Para el primero, se utilizan los vinos blancos

secos, pero no ácidos, y esto a plica además para el pavo. Para un pollo con

salsa, la selección debe ser de un blanco rápido o medio, pero de una diversidad

fuerte.

Una alternativa ideal, más que nada para el pollo, es el Sauvignon Blanc o el

Pinot Grigio. Además puedes utilizar vino tinto, pero de los más rápidos, como el

Merlot, Pinot Noir o Barbera. En la situacion de que la carne sea ahumada, como

puede ser el pavo, o que se haya cocinado con una salsa agridulce o especias

fuertes, lo aconsejable es un vino que resalte la acidez, como el Riesling.

Si la salsa con que se preparó la carne tiene comino y pimentón, lo mejor es un

Zinfandel o algunos Sauvignon Blancs. Si hablamos de un pollo relleno, más que

nada si el relleno es picante, tienes que seleccionar un Viognier. Para un pollo

asado con patatas, limón y espárragos, lo mejor es un vino de Sancerre o de

Burdeos.

Para estas situaciones, tu alternativa es un vino refrescante con un toque de

frutas y cítricos, como la Gewurztraminer Riesling. Para el pollo Tetrazinni, busca

un Pinot Grigio o Chianti. Si hablamos de sopa asiática de pollo, debe ser un vino

de Riesling.

4. Otras carnes blancas

carnes blancas que vino puedo tomar

Aparte del pescado y las aves, carne como la de conejo, cordero (cuando es

joven) y ciertas secciones del cerdo (como el lomo), además se consideran

carnes blancas. La cualidad de estas es que son bajas en grasa y de prominente

contenido proteico, aunque en términos de gusto, tienen más la carne roja.

Si la carne usada en el platillo es de conejo, cordero o cerdo, lo mejor es un Pinot

Grigio. Para los sabores más fuertes, en relación de la salsa que hayas utilizado,

o en la situacion del lomo ahumado de cerdo, la alternativa es el Riesling.

Puedes utilizar las variedades que ya se explicaron para pescados y aves,

recordando siempre que mientras más despacio en gusto sea la carne y los

elementos con los que está preparada, igual de despacio debe de ser el vino.

Si peleas aún para entender qué clase específica de vino hay que usar, siempre

tendrás la posibilidad de recurrir al Chardonnay. Si la receta tiene dentro una

salsa cremosa, escoge el Pinot Grigio, pero si la salsa es con tomates ácidos, la

alternativa es un vino de la diversidad italiana Sangiovese.

5. Ensaladas y carnes frías

las ensaladas convinan con este vino

Por lo regular, a las ensaladas les va bien un vino rosado o un blanco seco con

toque frutal, pero que no sean dulces. Tienes que tener en cuenta además los

elementos y el aderezo. En la situacion de ensaladas con vinagreta, va bien un

Chardonnay; un Sauvignon Blanc o un Albariño, que van a hacer que resalte el

gusto frutal del vino.

Para aderezos cremosos, el Chardonnay y el Pinot son la alternativa. En la

situacion de ensaladas con tocino y huevo, un vino rosado va bien. Hay

ensaladas que llevan carne, y para esos casos, escoge un Chianti Reserva

Tradicional; Brunello di Montalcino; o Vino Nobile de Montepulciano.

En la situacion de las carnes frías, como la mayor parte frecuenta tener mucha

grasa, necesitas seleccionar vinos con prominente nivel de acidez para que

limpien tu paladar y de esta forma consigas continuar disfrutando del gusto.

Puedes seleccionar blancos secos, tintos rápidos y algunas variedades de

rosados. Inclusive, para estas situaciones puedes usar cerveza, para sabores

fuertes, picantes e intensos.

Para patés y terrinas, utiliza vinos de Lambrusco. En la situacion de serranos,

prosciuttos y otros jamones, elije vinos rosados, o vinos finos y manzanillas para

embutidos ibéricos. Algunos tipos de cerveza de buen cuerpo, sirven bien para

embutidos de cerdo y ahumados.

Si vas a comer salchichas especiadas, escoge vinos blancos frutales y muy fríos.

Si hablamos de salami, pide Barbaresco o Beaujolais. En la situacion de que el

salami sea muy ahumado o especiado, utiliza cerveza.

6. Paella y arroz en general

arroz y vino

Al arroz le sigue bien los vinos blancos rápidos y secos, con aromas frutales pero

que no sean bastante dulces. Tiene la posibilidad de tener toques de acidez, pero

no mucha.

Se puede elegir por tintos rápidos, como Garnacha, Gamay, Cabemet Franc, o

bien, el Pinot Noir. Para la situacion de arroz con gusto más fuerte, como los

sofritos o con salsas de gusto profundo, lo aconsejable es seleccionar a los

tintos.

La paella tiene dentro arroz, pero es una mezcla de distintos sabores y texturas,

que tiene dentro mariscos, verduras y especias. Lo mejor es buscar un contraste

con los sabores de este platillo, pero sin que se opaque ninguno. Para la paella

valenciana, si el gusto es sutil, va bien un vino rosado, un vino blanco o inclusive

un espumoso. Si hablamos de una paella de mariscos principalmente, tienes que

buscar un Albariño, Verdejo o Sauvignon Blanc, pero no fermentados en barrica.

Si hablamos de una paella vegetariana, pide un rosado fresco y rápido, o

inclusive un espumoso. Para la paella negra, que transporta tinta de pulpo o

calamar, la selección es un Gewürztraminer o un Moscatel de la región de

Valencia o de Alicante.

7. Quesos y aperitivos

tomar vino con queso y aperitivos

La diversidad de quesos que hay es tan extensa como la de los vinos, por eso te

daremos algunos lineamientos en general para conseguir un maridaje especial.

De entrada, los vinos blancos son los que mejor se ajustan a los quesos blandos

y de sabores fuertes. Pueden elegir entre vinos frutales pero que no sean secos

como también los vinos blancos dulces pero que tampoco sean secos, también

esta la opción de elegir vinos de postres son los que mejor se ajustan a la

mayor parte de los quesos, por eso si peleas para seleccionar, puedes recurrir a

alguno de esta diversidad.

En la situacion de encurtidos y frutos secos como aperitivos, la selección son los

vinos generosos, como los de jerez en sus variantes; el oporto y madeira

pasados por barrica y el marsala italiano.

Los quesos tienen reglas muy faciles para conbinar el vino: mientras más picante

el queso, más dulce debe ser el vino. Para quesos tiernos y grasos, los vinos

blancos con cuerpo o bien secos rápidos van a ser tu selección.

Si hablamos de queso azul, utiliza Cabernet Sauvignon, Zinfandel, Tawnyport o

Jerez. Para un Camembert o Brie, pide Chardonnay o Sauvignon Blanc. Si es

Cahill (Porter), va con el Pinot Noir. El queso cheddar, se transporta bien con un

Merlot o Cabernet Sauvignon. Para el chevre, pide Gewürztraminer o champaña.

Un gruyere es interesante con un Pinot Noir. Este vino va realmente bien,

además, con el queso Suizo. Si tienes queso Roquefort, combínalo con un

Riesling, cosecha tardía.

Para el queso gouda, utiliza Riesling y vinos espumosos. Si es queso de cabra o

queso Feta, un Pinot Noir o tintos de cuerpo medio, y además con vinos blancos

como el Dry Chenin Blanc, Sauvignon Blanc, Pinot Gris. Si tu selección es queso

Gorgonzola, escoge un Zinfandel, Cabernet Sauvignon o un dulce Riesling.

8. Chocolates y postres

cual es la conbinacion de vino para comer chocolate

Si tienes un tinto de enorme fuerza y con cuerpo, que también tenga toques

frutales, pero no en demasía, sino más bien tenga toques minerales, como un

priorato, uno de la tierra de barros, un toro, un bierzo, un montsant, es instante

de sacar los chocolates o un postre a partir de cacao o café. Para el chocolate,

son increíbles el Pinot Noir y desde luego, el Oporto.

Un Riesling o un Asti son excelentes para un postre rápido que tenga como base

crema de mantequilla o natilla y en los que resalte la vainilla. Si la base es de

frutas y canela, escoge un vino Sauternes o champaña rosada.

La champaña, Cava o un Prosecco, dada su versatilidad es la satisfacción

especial para unir con algún postre, desde frutas naturales hasta las más

desarrolladas tartas.

El Tokaji es increíble para postres con dátiles, nueces e higos, en tanto que para

un pastel de manzanas o duraznos, el vino de hielo es la selección precisa.

A final de cuentas, lo primordial para consigue un maridaje exacto y que sea

además revolucionario, es que combines realmente bien los elementos, pero

más que nada, que haya una aceptable conjunción con tu acompañante… Si lo

logras, ¡serás un campeón!

Leave a Reply