Perrito dirige la procesión fúnebre; su dueño murió y se rehúsa a separarse del féretro

Los animales siempre nos ponen el ejemplo sobre fidelidad y nobleza, y aquí hay

otra emocionante historia de un perro desconsolado por la partida de su dueño.

Cesur, un perrito de raza chiquita ha conmovido a Internet por una foto donde

sin duda se mira su tristeza.

Su dueño, Mehmet Ilhan, de 79 años, fue diagnosticado con cáncer y pasó sus

últimos días en un hospital en Bursa, Turquía, en tanto que su noble amigo

pasaba los peores días de su historia.

Ali, hijo de Mehmet, hizo numerosas afirmaciones en relación a la triste

circunstancia del estado de ánimo del perro.

“Cuando mi padre estuvo en el hospital a lo largo de sus últimos días, Cesur dejó de comer”

Por último, cuando el cuerpo del hombre fue entregado a su familia, Cesur

jamás se apartó de su lado.

De hecho, el día de la sepultura, el can condujo la procesión fúnebre todo el

sendero, hasta llegar a la tumba de Mehmet.

Sin duda alguna los perros son los mejores amigos en esta vida

Según el hijo de Mehmet, Ali, siguió diciendo:

“Nadie podía tocarlo hasta que mi padre se llevó a la tumba y fue enterrado”.

El hijo de Mehmet trajo al perro a casa, pero a lo largo de los últimos cinco días

desde el funeral, Cesur siguió regresando a la tumba de su dueño.

“La gente que trabaja en el cementerio dice que lo primero que hace por la mañana es conocer la tumba de mi padre”.

El hijo de Mehmet juró llevar a cabo todo lo que estuviera en su poder para consolar a la la pobre mascota:

“Cesur siempre fué un animal noble. Él vivirá conmigo a partir de ahora.”

Enserio que pobre perrito, lo bueno es que se terminó entre familia. Lo verdaderamente seguro es que sea feliz y encuentre promesa al costado del hijo del hombre que fue su mejor amigo.

Leave a Reply