Qué hacer en caso de un tiroteo; tus 3 prioridades son correr, esconderte y ¡pelear!

Es un hecho que en nuestros tiempos, encontrarte en la mitad de un tiroteo en

la calle es una enorme oportunidad, y también en muchas partes de todo el

mundo esto se volvió el pan de todos los días. Por eso, y ya que en escasas

oportunidades dicen qué tienes que llevar a cabo cuando estás en una

circunstancia de peligro, te dejamos este articulo con algunas recomendaciones.

Estudiar cómo subsistir un tiroteo es como entender qué llevar a cabo en un

incidente de avión: los dos son estadísticamente lejanos, pero la verdad es que

no nos encontramos exentos de esto, y entender qué llevar a cabo en esos casos

es sustancial si aumenta tus opciones de sobrevivencia.

1. Ten esto en mente: estás por tu cuenta

Según un análisis del FBI de 2014, se halló que los tiroteos más fuertes acaban

en 2 minutos o menos. Eso no es tiempo bastante para que llegue la policía, por

eso cuando comiences a escuchar tiros donde no debería haberlos, tienes que

estar consciente de que no tienes un largo tiempo para suponer, de esta forma

que:

2. Tienes que entender qué llevar a cabo antes de que suceda

Cuando una emergencia se muestra, asi sea un tirador o un incendio, la

respuesta natural para la mayor parte de la gente es, aunque parezca

sorprendente, no llevar a cabo nada. El tomar una actitud de “no pasa nada” es

lo verdaderamente habitual en estas situaciones, cuando la verdad es lo

opuesto. El cerebro está predispuesto a suponer que todo pasa de forma

predecible, y cuando el patrón se rompe, le toma algo de tiempo asimilarlo. Por

eso es habitual escuchar de quien presencia eventos traumáticos, decir que les

pareció irreal. Y además tendemos a suponer que lo que oimos son fuegos

artificiales o algún otra cosa, menos tiros de armas, ya que se ajustan más con lo

que comunmente escucharíamos.

Otra predisposición que nos impide accionar en el instante es nuestra

inclinación natural de continuar a la multitud. Si observamos que todos están

agazapados de terror o bloqueados, nuestra inclinación es llevar a cabo lo

mismo. La forma de vencer estas inclinaciones naturales hacia la pasividad es

suponer antes qué haríamos en un tiroteo, antes de que ocurra. Tienes que

tener un plan. Aunque se ve raro, no sobra ver un acontecimiento de esta clase.

¿Has planeado en algún momento qué harías si te encontraras súbitamente en

esta circunstancia? ¿Qué harías si estuvieras en el trabajo y en el piso de abajo

empiezas a oír tiros? ¿Correrías? ¿A dónde? ¿Que sucedería si no hay a donde

correr? Por eso es bastante buena iniciativa ver un plan antes lo verdaderamente

detallado viable.

En un caso de tiroteo, los segundos cuentan. No hay tiempo de pensa qué harías

si un tipo comienza a rociar balas “sin ton ni son”. Pero si tienes un plan

preconcebido, tienes una destacable virtud. En un conflicto hay varios grupos de

elecciones que decidirán qué pasa en el final, las tuyas tienen que ser superiores

que las del atacante (o agresores) para salir de ahí de la preferible forma. Quien

tiene las superiores elecciones gana la pelea.

Por eso si comienzas tu toma de elecciones antes de encontrarte en esa

circunstancia, ya pasaste a un segundo paso muy importante: orientación.

3. Mantén conocimiento de tu circunstancia en todo momento

Además de tener un concepto general de lo que harías en una circunstancia de

tiroteo, algo que tienes que llevar a cabo para aumentar tus posibilidades, es

estar alerta en relación a la circunstancia, esto es que siempre estés atento a lo

que pasa a tu alrededor. Si recuerdas la escena inicial de la película The Bourne

Identity, vas a saber que este estado de alerta es ofrecerte cuenta de cosas que

los otros no ven. Ahí el personaje está en recurrente estado de alerta, obervando

a su alrededor.

Algunos principios que tienes que tener en cuenta son:

Permanece en alerta amarilla

Esta se puede comprender como “alerta relajada”. No hay una circunstancia de peligro específica, pero estás atento, con tus sentidos despiertos y mirando tu circunstancia. La mayor parte de la multitud asocia la alerta situacional con estimulación visual únicamente, pero además puedes estudiar bastante de un ámbito especial por lo cual escuchas. Esto es principalmente considerable por supuesto, para casos de tiroteos.

Aunque tus sentidos están más receptivos en la alerta amarilla, es considerable mantenerse en tranquilidad. Esto te afirma que mantendrás la objetividad, lo que te facilita juntar más detalles de lo que pasa a tu alrededor. Indagaciones detallan que cuando nos encontramos alterados o estresados, nuestra atención se decrece, dandonos la posibilidad de concentrarnos en unas escasas cosas a la vez. Una atención reducida puede entonces provocar que perdamos información considerable de lo que nos circunda.

Moraleja: no te claves en tu celular y aprende a sostener tus sentidos alerta.

Establece un parámetro y escanea anomalías

Como apunta Patrick Van Horne en su libro Left of Bang, un ingrediente clave en la alerta situacional, es detallar parámetros de lo que es habitual y buscar cosas poco comunes. El parámetro es lo que va a ser “normal” en una circunstancia dada y va a ser distinto para cada caso o persona. El parámetro en una oficina va a ser entre otras cosas, gente haciendo un trabajo en sus escritorios o conversando en el pasillo. En un lugar de comidas va a ser la multitud uniformada accediendo y saliendo de la cocina, y usuarios accediendo y saliendo por la puerta primordial.

Establecemos estos parámetros para lograr detectar las anomalías. Cuando oímos tiros en la calle o en una escuela, terminantemente sabes que no es ordinario, e rápidamente tienes que encender tu plan de acción. Pero revisemos una anomalía menos extremista. Piensa que estás en el cine y entra un tipo por la puerta de salida cerca de la pantalla. Eso debería ponerte en alerta. Bien puede ser únicamente un colado o alguien con un arma escondida. Aunque no vas a lanzarte a taclear al sujeto, precisamente vás a querer estar atento a eso que hace y estar listo para algún cosa.

Identifica las salidas

Si hay algo que te va a ser servible en este texto, es estudiar que siempre tienes que detectar las fuentes de escape. En cualquier sitio que te encuentres tienes que poseer en todo momento presente cuales son las salidas más cercanas. Como observaremos enseguida, correr debe ser tu primer linea de acción en una circunstancia de tiroteo. Vás a querer alejarte lo máximo que puedas del tirador, lo que significa, escapar del edificio donde están los tiros. Por eso siempre que ingreses a un edificio, la primer cosa que tienes que llevar a cabo es buscar las advertencias de salida de emergencia.

Además necesitas tener en cuenta salidas no visibles. Entre otras cosas, las tiendas departamentales tienen siempre una salida al fondo en la parte de “sólo personal autorizado”. Si estás en parte posterior de una tienda y escuchas tiros adelante, vás a querer intentar salir por la parte de atrás. Otro ejemplo de salidas no tan obvias, es en los sitios de comidas. La mayor parte va a tener una salida por la cocina. Por eso si estás cerca de la cocina y oyes tiros, escápate por la puerta posterior. Ya que las salidas en estos establecimientos están en sitios que se piensan de “personal autorizado”, nos hemos condicionado a no utilizarlas, pero en un caso de tiroteo, estas normas por supuesto no tienen que ser prioridad.

4. Tus tres prioridades: Correr, ocultarte, pelear

Digamos que escuchaste tiros y gritos. EStás en la mitad de un tiroteo. ¿Qué tienes que llevar a cabo? Los profesionales están en concordancia en que tienes tres probables acciones: correr, ocultarte, y luchar.

Correr

Correr siempre debería ser tu primer línea de acción. Tan rápido como escuches balazos, aléjate rápidamente del tirador lo máximo que puedas. Idealmente deberías huír sin cruzarte en el sendero del tirador.

Ten en cabeza que en una circunstancia de tiros, la mayor parte de la gente no van a querer irse porque 1) están aterrorizadas, 2) creen que están en una circunstancia habitual, 3) suponen que esconderse debe ser su primer recurso. Pero necesitas correr, independientemente de lo que los otros hagan. Haz lo que consigas por convencerlos de llevar a cabo lo mismo, pero si no puedes, déjalos y sal del edificio o sector de riesgo lo verdaderamente próximamente viable.

Deja tus pertenencias, siempre puedes sustituir tu laptop pero no puedes sustituir tu vida. Mientras emprendes la divertida huida, pide a los otros que te acompañen, cuando estás fuera del sector de riesgo, advierte a otros de no arrimarse (excepto es evidente, a los policías). Cuando corras mantén tus manos visibles para contribuir a que las policías te descarten como un atacante.

Aunque esto parezca ir contra el instinto humano, no intentes mover o contribuir a los heridos mientras sales. Te permite vulnerable frente un ataque, y transformar una baja en dos, no va a proporcionar ayuda bastante en el final. Inclusive los primeros policías en arrimarse ignorarán al principio a los heridos hasta que logren someter al tirador. De esta forma como su primer prioridad es parar al atacante, la tuya es mantenerse seguro.

Si estás en un lugar al aire libre y hay distancia entre tú y el tirador, corre tan ágil como consigas en zig-zag, no online recta. Eso hace más complicado que te atinen un tiro, inclusive si es un tirador experimentado. Por eso muévete lo máximo que puedas y cúbrete tras elementos que logren parar las balas (pilares de preciso, máquinas expendedoras, etc.) Tan rápido te encuentres seguro, llama a los teléfonos de emergencia, no asumas que alguien ya lo logró.

Escóndete

Algunas veces correr no es una alternativa. Quizás el tirador está en frente de la exclusiva salida y no puedes saltar por la ventana porque estás en un cuarto piso. Si no puedes huír, la siguiente mejor alternativa es ocultarte en un espacio seguro.

Tienes que buscar un espacio que esté fuera de la visión del tirador y que logre progerte si dispara en esa dirección. Si estás en una oficina o escuela, encuentra un cuarto que se logre cerrar por dentro. Si no puedes cerrar con llave la puerta, bloquéala con sillas y mesas. Vás a querer dificultarle lo verdaderamente que se logre el ingreso al agresor; va a estar intentando encontrar víctimas simples, y se irá en vez de intentar desbloquear la puerta.

Apaga las luces del lugar donde estás, y quédate lo verdaderamente inmovil viable. Ten en cuenta de poner tu celular en modo discreto, ni siquiera en vibrador. Aléjate de la puerta y escóndete tras cosas que logren ofrecerte custodia de las balas, como gabinetes o escritorios. Escóndete en un baño o en un clóset de ser viable. Si puedes, marca al número de emergencia y avisa a las autoridades que hay un tiroteo. Si no puedes comentar, deja la línea abierta para que el despachador logre escuchar lo que pasa.

No abras la puerta a menos que sea primordial o si tocan, no abras a menos de que estés seguro de que son las autoridades. Según Clint Emerson, Navy SEAL, creador de 100 Deadly Skills (100 Capacidades Letales), los tiradores tocarán la puerta o gritarán pidiendo ayuda para seducir a la multitud que se oculta de que salga.

Si no puedes hallar un cuarto en el cual ocultarte, busca un espacio que te cubra del tirador, pero que te deje ver sus movimientos. Si el atacante pasa de extenso, puedes huír, y si no, vas a estar en una posición de ataque si es requisito.

¡Pelea!

Cuando correr o esconderse han fallado o no son configuraciones ejecutables, es tiempo de poner en marcha el plan C: ¡Pelear!

La mayor parte de los civiles no pensamos que se logre abatir a un hombre armado, primordialmente, ya que porque está armado y nosotros no. Pero lean esto: es viable para un individuo desarmada someter o llevar a cabo escapar a un hombre armado. Anthony Sadler, Spencer Stone y Alek Skarlatos (tres amigos que asaltaron a un terrorista dentro de un tren a París), lo hicieron salvando incontables vidas. Además Frank Hall, coach de futbol que logró escapar a un tirador y lo persiguió fuera de una preparatoria en Ohio, EEUU, antes de que pudiera perpetrar una masacre.

Acertadamente, algunos estudios sugieren que civiles armados tienen la posibilidad de achicar el número de heridos fatales en un tiroteo, comparando con ocasiones donde no hubo, pero lo que además sugieren los estudios es que habiendo civiles con la intención de tomar acciones veloces en contra del tirador, se puede achicar el número de víctimas. Por eso inclusive si no planeas cargar una arma contigo, deberías tener en cuenta la iniciativa de que si es completamente primordial, y como último método, atacarás a un tirador activo, ligera y decisivamente.

Probablemente saldrás herido, pero tambiés es viable subsistir a múltiples lesiones de arma de fuego, y no llevar a cabo nada seguramente te va a dejar muerto de algún forma. Tristemente, los hechos detallan que varios de los tiradores masacrarán a quienes ruegan por su historia mientras están acurrucados en posición fetal. Como refirió Chris Norman, un inglés que asistió a los tres norteamericanos en el tren:

“Pensé, bueno, seguramente moriré de todos métodos, por eso adelante. Mejor muero haciendo algo, intentando de tumbarlo, en lugar de sencillamente sentarme en un rincón a aguardar que me dispare. O te sientas y mueres o te levantas y mueres. No había muchísimo más que elegir”.

5. Cómo luchar con un tirador

Por eso tomaste la elección de afrontar al atacante, porque correr y ocultarte por el momento no eran configuraciones y luchar es tu último método. ¿Cuál es la preferible forma de combatir a un tirador?

Si estás armado, hay algunas técnicas que deberías usar para responder el fuego. Un tutorial de cómo tumbar a un pistolero está fuera de los alcances de este articulo, y debe además ser practicado en el planeta real.

Si no estás armado, la práctica de combate mano a mano en el planeta real, sería un enorme recurso, no sólo para proveerte de capacidades concretas para utilizar, sino para sugerirte un más grande nivel de confort en el momento de ejercer acciones violentas. No es coincidencia que Spencer Stone (piloto de los EEUU que fue el primero en agredir al terrorista en el tren, y lo ahogaba mientras sus camaradas lo apaleaban) antes hubiera entrenado Jiu-Jitsu. Stone atribuyó su sobrevivencia a su entrenamiento en artes marciales, apuntando que inclusive un curso introductorio de auto-defensa es muy favorable para alguno.

Pero inclusive si no eres Bruce Lee, deberías intentar como último método, someter a un hombre armado, teniendo en cabeza los próximos principios:

Sé consciente de tus virtudes

Los más violentos pistoleros trabajan bajo el supuesto de que porque tienen un arma, la multitud va a hacer lo que ellos comenten o sencillamente se esconderá. Ellos jamás esperan que alguien los ataque. Una sección considerable de ganar algún pelea es romper el esquema que tu contrincante tienen en su cabeza. Un ex-US Air Marshal, Curtis Sprague, en algún momento ha dicho que lo que se busca es que tu contrincante tenga un instante de duda. Al llevar a cabo lo inesperado (atacar), estás rompiendo lo que él piensa que vas a hacer, lo que lo ralentizará, aunque sea unos segundos, y te va a proporcionar más tiempo para ganar la guerra.

Por eso sencillamente atacando, tienes una virtud porque terminantemente no se lo espera. Emerson, en 100 Deadly Skills, advierte de otra virtud a tener en cuenta: “un arma únicamente puede disparar en una dirección, cada vez”. Si te acercas al tirador por un lado o por la espalda, le va a ser muy complicado dispararte. Inclusive, si lo atacan como un conjunto, entre numerosos sujetos (lo que es preferible), no puede dispararles a todos de forma simultanea. Un ataque de múltiple desde múltiples ángulos, va a ser más complicado de responder por un tirador.

Sé belicoso y violento

Este no es instante de acobardarse. Cuando decides luchar, agrede con crueldad y agresividad. Alek Skarlatos agarró el rifle del terrorista en el tren y lo golpeó repetidamente en la cabeza. Esta clase de crueldad puede que no sea algo muy divertido de ver pero recuerda, los bueno modales van sobrando en caso de crisis; la victoria va a ser del osado. Hay que utilizar la fuerza mortal y no rendirse y continuar peleando hasta que estes muerto o el tirador por el momento no se mueva.

Controla el arma y después controla al tirador

evacion-de-balas-matrix-compressorevacion-de-balas-matrix-compressor

Entre más próximamente le quites el arma al tirador, sin poner en compromiso a otros, mejor. Sin su arma, no puede disparar más. Cuando el arma fué asegurada, centra tu atención en contener al atacante. Ten siempre en cabeza que cada pelea es diferente, aveces no vas a estar en posición de asegurar el arma primero, por eso tu prioridad sera inflingir tanta crueldad como consigas en el sujeto hasta que le consigas quitar el arma.

Utiliza armas improvisadas. Sólo porque no tienes una pistola, no significa que no tienes un arma. Un arma puede multiplicar la fuerza y algún cosa puede ser transformada en una: sillas, extinguidores de fuego, sombrillas, cinturones, tazas de café, y también una pluma. Lanzale cosas al tirador. Si eso no lo inhabilita, lo va a hacer dudar y eso te va a proporcionar tiempo.

Si está utilizable, utiliza cosas que logren cegar al tirador: espray, un extinguidor de fuego o lanza algún químico directo a la cara como agua ardiente o café. ¡Sé creativo! Cuando está desorientado, atácalo y tíralo.

Trabaja en grupo

Entre más gente consigas hallar para agredir al tirador, más oportunidades vas a tener de finalizar el ataque con escasas bajas. Pero recuerda, la oposición natural de la mayor parte de la multitud en esta clase de ocasiones, es no llevar a cabo nada. Tienes que ser asertivo con las elecciones que tomes y tomar la idea. El valor es contagioso.

6. Conclusión

En tanto que los tiroteos y asaltos de personas armadas se incrementan, todavía son extraños. No debemos espantarnos y escondernos en la vivienda. Pero no existe duda de que no sobra estar preparados. Algunas veces no hay nada que llevar a cabo para subsistir a un tiroteo, y te tienen la posibilidad de matar sin observación. Pero podrías tener la posibilidad de accionar, y únicamente tendrías segundos para elegir qué llevar a cabo. Tu adrenalina va a estar al tope y la circunstancia va a ser de caos. Pero si esperas socorrer tu vida y la de otros, tienes que alistarte en este momento y tener un plan listo para algún situación.

Leave a Reply