Su esposo le decía “gorda”; perdió peso, se convirtió en esta belleza y lo dejó

Su esposo la llama gorda ademas de engañarla con otra, en 2013 Betsy Ayala

aparentaba estar alegremente casada con un marido, y acababa de ofrecer a luz

a su hija, Isabella. Sin embargo. luego del nacimiento de su hija, la novedosa

madre siguió engordando y en un instante llego más allá precisamente 120 kilos.

Por eso tomo la decisión de tomar las riendas de su salud y su cuerpo cuando

halló que su marido la había estado engañando a lo largo de bastante más de

seis meses; le descubrió un mensaje de texto donde él y su apasionado se

burlaban de su obesidad. La llamaban “Vaca” y “P ta Gorda ”

gordita con su hija

Betsy gerente de marketing, tiene 34 años y reside Houston, Texas. Y luego de

conocer que su marido poseía un romance, se prometió no ser derrotada y

empezó a trabajar con su hermana, modificando los bocadillos azucarados por

revueltos saludables.

En la facultad aumentó a 95 kilográmos, y cuando dio a luz llegó a los 120 kilos.

Su relación de 14 años se tensó, ya ella se encontraba peleando con la severa

depresión postparto y la ansiedad.

“Yo había estado con él desde que poseía 17 años y he dedicado mi vida a nuestra relación y a él”.

Su esposo la llama gorda ademas de engañarla con otra

embarazada

En vez de llevar a cabo las cosas recurrentes que haría una mujer despechada al hallarse con el engaño de su pareja, como romper el auto de su marido o romperle la ropa, ella tomo la decisión de llevar a cabo un cambio en su historia, empezando por llevar a cabo ejercicio adjuntado con su hermana y llevando una dieta saludable.

“Me estaban llamando una vaca y una p ta gorda y todo mi mundo se desmoronó. Siempre me decía que me veía bien o trataba de hacerme comer basura en todo momento, por lo cual se encontraba tan devastada cuando leí esos mensajes porque era como si me hubiera recibido o pretendía que me quedara así”.

Betsy Ayala

“Ahora siento que lo que logró fue una bendición, porque de lo opuesto habría sido como siempre fui. Recé en todo momento para que mi vida cambiara y mis oraciones fueron contestadas; quizás no de la forma que yo imaginaba, pero tengo una segunda ocasión para un nuevo comienzo y estoy agradecida por eso”.

Por eso en este momento se ve así…

mujer hermosa

mama y hija

linda sonrisa

Betsy Ayala radiante mujer de desenpeño

Leave a Reply